Los efectos secundarios de la primavera: #YoSoy132 después de un año

13 05 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Estefanía Camacho

“¡Aleeerta!” el alarido proviene de la resistente voz de algún joven indistinguible. Los demás, responden el llamado de inmediato: “¡Aleeeerta!”. Y pronto, al unísono, con más ganas que antes: “¡Alerta, alerta, alerta que camina; la lucha estudiantil por América Latina!”. Gritan, aplauden, vitorean. Llegan algunos rumores de que la ex líder estudiantil,  ahora candidata a diputada en Chile, Camila Vallejo, arribe a la celebración y genera ánimos. En general, sólo esperan que llegue más gente al aniversario.

Los jóvenes llegan solos o de dos, buscan entre la gente, encuentran a alguien, se abrazan. “¡Qué milagro! ¿Cómo has estado?”. Se vislumbra alegría en sus rostros de encontrarse. Algunos tendrían unos ochos-siete meses sin verse, después de las últimas manifestaciones importantes. “Pues trabajando y, ¿tú?” se contestan. Sin duda, las masas de juventudes de hace un año cambiaron de quehaceres y de situaciones. Ya no son los manifestantes de “las privadas” ni de las universidades públicas que salían a protestar con esa llama que presumían.

Son más de las 3 pm, la hora de la cita. Las escalinatas que dan al museo de la Estela de luz se ven semivacías o semillenas, según sea uno tan crítico. Algunas mantas se dejan caer de la planta alta y sobre las paredes. Son vistosas. En el centro de la pequeña plazuela hay un retrete blanco abandonado totalmente ignorado y algunos medios comienzan a instalar sus cámaras, a buscar a quién entrevistar.

Va llegando poca gente y con ella, grandes mantas. “México no tiene presidente, tiene ciudadanía”. “Más vale ser vencido diciendo la verdad, que triunfar con la mentira #YoSoy132 ITAM”. Alguna pancarta en inglés que dice “We don’t want the PRInosaur” y una manta amiga: “Madres y familiares de desaparecidos en huelga de hambre día 3”.

Esta vez no hay nada improvisado como en la marcha de la Estela de Luz del 2012. Hay una lona para el sonido que alguien contrató, las bocinas están estratégicamente acomodadas para tener mejor acústica y hay micrófonos.

Cómo cambian las expectativas. Hace un año los organizadores de la marcha de la Estela de Luz del 23 de mayo, tenían previstos unos 300 asistentes convocados días antes a través de las redes sociales. El número de asistentes rebasó tanto las expectativas como el lugar de la cita, ningún alma joven cabía ya en las escalinatas y lo tres megáfonos existentes eran insuficientes.

Aquella primavera, el Paseo Reforma tuvo que ser cerrado por las autoridades. La idea inicial de hacer “cadena humana” tuvo que ser suspendida para empezar una marcha que el ímpetu de los más de 2 mil asistentes empujó a todos hacia el Ángel y después a Televisa Chapultepec, para culminar en el Zócalo capitalino.

Esta vez, sin en cambio, sí arribaron aproximadamente 300 personas. Aunque seguro, los organizadores tenían previsto a más gente por la cantidad de bocinas y por las falsas esperanzas que la #GranMentada al presidente en Twitter pudieran haber aportado. Ya que la iniciativa viral generó 300 mil “chingasatumadreEPN” en la red social, según el conteo.

La primera actividad da comienzo, un grupo de jóvenes reparten gises para pintar en el suelo.

Rápidamente unos 10 jóvenes se tiran al suelo y comienzan a dibujar como si ya tuvieran un trazo ejemplar. Es una línea del tiempo con lo más representativo de las acciones que hizo el movimiento durante el año 2012. Inicia desde el 11 de Mayo del 2012, donde Enrique Peña Nieto fue arrinconado por estudiantes universitarios en el baño de la Iberoamericana y duramente cuestionado por a los hechos violentos en Atenco en el 2006, cuando él era gobernador del Estado de México.

La taza de baño plantada en el centro de la escalinata toma sentido cuando alguien sitúa una imagen a gran escala de Peña Nieto caricaturizado sobre el retrete de cerámica. Los fotógrafos se fascinan.

También hay gente adulta, maestros que estuvieron al pendiente del movimiento y que observan las actividades que se llevan a cabo. El Movimiento de Paz con Justicia y Dignidad reitera a través de un comunicado su apoyo a la lucha juvenil. Así como un vocero de la Organización de la Sociedad Civil las Abejas de Chiapas, que aseguró que el regreso del PRI representa para ellos “el regreso del infierno”, además de refrendar el apoyo y la admiración de que el #YoSoy132 atravesara por persecución, represión y amenazas y los felicitó en su primer aniversario.

Una señora que siempre protesta vestida con una característica túnica papal en el Zócalo, arribó también muy bien arreglada y con una cartulina: “Gracias #YoSoy132 por chingarse a ese culero” y amenizaba con cómicos cánticos que los asistentes continuaban: “Mancera y Peña, la misma chingadera”, “Peña ojete, me cago en tu copete”, “Peña culero, privatiza tu agujero”.

Una banda de reggae y ska comienza a tocar y los asistentes se movilizan a inaugurar la explanada como pista de baile. Todos juntos de nuevo bailando sonriendo y disfrutando, de los planteles de la Ibero DF y Puebla, del ITAM, de la UNAM, de la UVM, del Iteso de Guadalajara, ente otras. Se mueven despreocupados y ríen sin poder ocultarlo.

Celebran el año como si hubieran hecho poco: algunos estuvieron en el nuevo proyecto de Diarios de la Nación, que consiste en distribuir libretas diseñadas por el país con la intención de recolectar historias, deseos o pensamientos para el país. Empezaron a organizarse desde octubre y apenas arranca el proyecto.

Otros estuvieron ocupados en el grupo de trabajo de Democratización del Sistema de Medios de Comunicación del movimiento #Yosoy132, que supervisaba y exigía la inclusión de medios comunitarios en la nueva reforma a la Ley de Telecomunicaciones. Y algunos simplemente continuaban con sus vidas sin que las protestas pudieran haber tenido alguna repercusión en ellas.

Los medios les dan voz, algunos usuarios en Twitter los critican, muchos otros los desacreditan. Lo cierto es que hasta el día de hoy, a un año de su nacimiento como estudiantes que alzaban la voz y que dieron pie al video “131 estudiantes” en donde demostraron no ser porros y acallaron a Coldwell, ahora Secretario de Energía, pusieron en alto la voz joven. Los jóvenes regresaron a las calles en protesta, denunciaron inquietudes y continúan en tema de agenda. Un año es poco o mucho, según sea uno tan crítico.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: